Atlas de histología vegetal y animal

English
Oscuro
Inicio / Órganos animales / Sistema nervioso / Sistema nervioso central / Palio
Índice global del sitio
Célula
Tipos celulares
Tejidos animales
Tejidos vegetales
Órganos vegetales
Técnicas histológicas
Microscopía virtual
Descargas
Cuestionarios/Ejercicios

Órganos animales. Sistema nervioso.

PALIO

El palio es la región telencefálica, dorsal al subpalio, que en mamíferos se corresponde en su mayor parte con las áreas corticales (Figuras 1 y 2). Actualmente se divide en 4 partes: los palios medial, dorsal, lateral y ventral. En mamíferos el palio medial corresponde con la formación hipocampal, el dorsal con la corteza cerebral o telencefálica y el lateral con la corteza olfativa. El palio ventral comprende a parte de la corteza olfativa, pero a él se adscriben también otras estructuras como los bulbos olfativos, el claustro, núcleos paliales profundos y una porción palial de la amígdala.

 Palio
Figura 1. Palio.
 Palio
Figura 2. Palio en un encefalo de ratón no completamente desarrollado.

El palio lleva a cabo tareas muy variadas entre las que se encuentran aquellas consideradas en humanos como funciones superiores. Entre éstas se encuentran el aprendizaje, distintos tipos de memoria, la inteligencia, las emociones, las habilidades del lenguaje, las capacidades sociales, etcétera. Sin embargo, también recibe aferencias sensoriales primarias como son las olfativas, y es responsable de los movimientos conscientes o voluntarios.

 Palio
Figura 3. Palio dorsal, corteza cerebral de ratón mostrando la organización en láminas o capas.

Las áreas corticales distribuyen sus componentes celulares en láminas o capas que se disponen paralelas a la superficie del encefalo. Por ejemplo, en los mamíferos buena parte de la corteza cerebral (denominada isocorteza) está formada por 6 capas (Figura 3), mientras que el hipocampo, que es una parte del palio medial (Figura 4), y la corteza olfativa, que es una parte del palio lateral, poseen menos de 6 capas (normalmente 4 o 5). Las áreas corticales tienen conexiones abundantes, tanto entre las de un mismo hemisferio cerebral (conexiones ipsilaterales), como con las del otro hemisferio cerebral (conexiones contralaterales). Las conexiones contralaterales forman grandes tractos de fibras denominadas comisuras, siendo la más prominente la comisura del cuerpo calloso, vía de comunicación entre las dos cortezas dorsales cerebrales.

 Palio
Palio medial o hipocampo de un encefalo de ratón, donde se muestran las diferentes áreas.

En humanos, el palio dorsal, comúnmente llamada corteza cerebral, es proporcionalmente el área más desarrollada del palio (y de todo el encéfalo). Ha crecido tanto que para acomodarse en el interior del cráneo ha tenido que plegarse formando los que se denominan las circonvoluciones, las cuales le dan el aspecto irregular típico a la superficie palial del encéfalo humano. La corteza cerebral es por tanto muy extensa y se divide en regiones anatómicas y funcionales. Anatómicamente se divide en los lóbulos: frontal, temporal, parietal y occipital. Fisiológicamente, sin embargo, está dividido en muchas más regiones, que a su vez se dividen en subregiones (Figura 5). Los tres tipos principales de regiones corticales son las motoras: control voluntario del movimiento, sensoriales: reciben aferencias sensoriales, sobre todo a través del tálamo, y regiones de asociación: no pertenecen a las anteriores y establecen fuertes conexiones de asociación entre ellas y con otras áreas corticales.

 Palio
Figura 5. Zonas de la corteza distribuidas según su ubicación en lóbulos, y según su función principal en regiones funcionales.

Bibliografía

Puelles L, Martínez S, Martínez de la Torre M. Neuroanatomía. 2008. Editorial Medica Panamericana S.A. ISBN: 978-84-7903-453-5.