Atlas de histología vegetal y animal
Inicio » Órganos animales » Digestivo » Glándulas salivales

Órganos animales. Digestivo.

GLÁNDULAS SALIVALES

Órgano: Glándulas salivales . Especie: A: conejo; B y C: rata Técnica: A: Glándula salival submandibular. Hematoxilina-eosina. B: Glándula salival accesoria. van Gieson. C: Glándula salival sublingual. Hematoxilina-eosina.



Son glándulas exocrinas que estructuralmente se corresponden con el tipo acinar compuestas (ver esquema =>). Hay tres pares de glándulas salivales grandes o principales: la parótida, la submandibular y la sublingual. Las partes secretoras de las glándulas parótida y submandibular se encuentran en realidad fuera de la cavidad oral, pero vierten a ella gracias a largos conductos excretores. Esta secreción es lo que permite mantener la cavidad oral húmedas. Estas glándulas presentan la arquitectura típica de las glándulas compuestas, es decir se dividen mediante tabiques de conjuntivo en lóbulos por donde entran vasos y nervios.

El resto de glándulas productoras de saliva se agrupan en las denominadas glándulas salivales pequeñas o accesorias localizadas en la cavidad oral, con su parte secretora situada bajo la submucosa oral, y que por su situacuón anatómica se clasifican en glándulas linguales, labiales, palatinas y genianas (llamadas tambi&eaute;n bucales o vestibulares). Éstas últimas se dividen a su vez en yugales, morales o retromolares. Las glándulas accesorias segregan continuamente para mantener húmeda la cavidad bucal ya que de otra manera el roce de los dientes provocaría una gran erosión del epitelio de dicha cavidad.

La unidad secretora básica de las glándulas salivales son los acinos, estructuras a modo de saco ciego con una abertura. Los acinos pueden estar formados exclusivamente por células serosas, que secretan sales, glicoconjugados, enzimas y proteínas, por células mucosas, que secretan glicosaminoglicanos, proteoglicanos y glicoproteínas, o por una mezcla de ambos tipos celulares. En este último caso los acinos mixtos aparecen como células mucosas rodeadas parcialmente por semilunas de células serosas, denominadas semilunas de Gianuzzi o de von Ebner, que en realidad son artefactos de la técnica de procesamiento histológico convencional, puesto que al eliminar los artefactos las células serosas se sitúan al lado de las mucosas.

Acinos mixtos

Imagen de acinos mixtos con la parte serosa englobada en líneas griseas en la imagen de la derecha. Estas imágenes aparecen en las glándulas sublinguales.
Tipos de acinos
Tipos de acinos: mucosos, serosos. Los acinos mixtos poseen células serosas y mucosas entremezcladas. La semilunas que se observan en las preparaciones histológicas son artefactos de la técnica (modificado de Krstić, 1989).

Las células serosas tienen un aspecto piramidal, con una superficie basal amplia. En su citoplasma se pueden observar gránulos que son vesículas de secreción denominados gránulos de cimógeno. Por eso en tinciones generales de hematoxilina y eosina la parte basal de la célula se tiñe con hematoxilina debido al gran acúmulo de retículo endoplasmático rugoso y la apical de eosina por la gran cantidad de proteínas. Las células mucosas son más redondeadas y almacenan sus productos en vesículas denominadas gránulos de mucinógeno, que se tiñen mal con los colorantes convencionales, pero intensamente con las tinciones de glúcidos como el PAS (ver figura).

salival

Imágenes de secciones consecutivas de glándulas salivales accesorias de rata. A: teñida con Van Gieson; B: teñida con PAS-hematoxilina. Destaca la fuerte coloración fucsia en los acinos mucosos con la tinción PAS-hemtoxilina debido al alto contenido en mucopolisacáridos.

Los acinos vierten al exterior su producto mediante un sistema de conductos excretores. Desde los acinos hasta su abertura a la cavidad bucal, los conductos excretores de las glándulas grandes se dividen en tres regiones. El conducto intercalar está formado por una capa de células cúbicas o aplanadas al que vierten directamente los acinos. Este zona está recubierta parcialmente por células mioepiteliales. Se cree que esta zona es un reservorio de células madre para mantener la población de células acinares y las de otras partes del conducto. La porción intercalar se comunica con el conducto estriado, formado por una capa de células más cilíndricas. La parte estriada está especializada en la secreción y reabsorción de eletroclitos. Sus células poseen pliegues basales con muchas mitocondrias, de ahí el aspecto estriado. En la zona terminal se encuentran los conductos excretores, cuyas paredes están formadas por varias capas de células de tipo columnar, algunas con microvellosidades. La zona excretora se divide a su vez en excretora y excretora única, siendo la excretora única la que parte final que es un solo conducto por donde se vierte el producto al exterior.

La liberación del contenido de los acinos a los conductos excretores, y de estos al exterior, se debe a la contracción producida por las células mioepiteliales contráctiles. Células que se disponen entre la membrana basal de las células secretoras y la lámina basal del epitelio. También se encuentran en los conductos excretores. Las glándulas salivares están inervadas tanto por el sistema simpático como por el parasimpático, lo que permite la secreción bajo cualquier circunstancia, alterándose, según el estímulo, la composición y cantidad de saliva secretada. La masticación también altera la secreción.

Las glándulas parótidas son las más grandes de las glándulas salivales. Presentan una localización subcutánea a cada lado de la cara y delante de las orejas. Su conducto excretor desemboca a la altura del segundo molar superior. Sus células secretoras son serosas puras. Su secreción es acuosa, poco densa y rica en enzimas y anticuerpos. Una de las características distintivas de las glándulas parótidas es que contienen una gran cantidad de tejido adiposo en sus alrededores.

Las glándulas submandibulares como su nombre indica se encuentran debajo del suelo de la boca, próximas al maxilar inferior. Sus conductos se abren en el suelo de la boca cerca del frenillo de la lengua. Los acinos son predominantemente serosos, pero también existe una pequeña proporción de acinos con células mucosas y mixtas (seromucosas). Su secreción es de consistencia intermedia. En roedores, esta glándula es sólo serosa.

Las glándulas sublinguales se encuentran debajo del suelo de la boca, más anteriores que las submandibulares. Poseen numerosos conductos que desembocan en el conducto submandibular o de forma independiente en el suelo de la boca. Sus acinos son fundamentalmente mucosos, con algunos mixtos, pero es muy raro ver un acino completamente seroso.

La saliva es el resultado de la secreción del conjunto de las glándulas salivales, y cada glándula contribuye de forma variable. Es un líquido de composición tan variada como compleja. La saliva contiene agua, proteínas, glucoproteínas, iones inorgánicos así como, diversas enzimas que degradan glúcidos , inmunoglobulinas, como la IgA, mucinas, o factores de crecimiento. Por tanto, la función de la saliva es mantener húmedas las mucosas, ablandar el alimento, lubrificarlo mediante mucinas para facilitar la deglución. Interviene en la digestión inicial y en la defensa antimicrobiana.

salival

Glándulas submaxilares, parte mucosa. Las imágenes muestran acinos en su punto de conexión con el conducto excretor (CE).

Bibliografía

Amano O, Mizobe K, Bando Y, Sakiyama K. 2012. Anatomy and histology of rodent and human major salivary glands. Acta histochemica et cytochemica. 45: 241-250.


Inicio » Órganos animales » Digestivo » Glándulas salivales Descargar sistema reproductos en pdf
Actualizado: 17-02-2017. 17:17