Atlas de histología vegetal y animal
Técnicas histológicas. Protocolos.

HEMATOXILINA

La hematoxilina es un colorante natural que se obtiene de la madera del árbol Haematoxylum campechianum. El nombre deriva del griego: haimatos: sangre y xylon: madera. La hematoxilina que se compra proviene directamente de estos árboles que son originarios de América Central y del Sur. Aunque se ha conseguido sintetizar en el laboratorio su producción sigue siendo natural. Para su obtención se astilla la madera y se hierve. Se obtiene una solución rojiza que luego se vuelve amarilla, y posteriormente negruzca cuando se vuelve a enfriar. El agua se evapora dejando la hematoxilina cruda con una pureza que puede llegar al 10 %. Es necesario purificar posteriormente con éter, secar y volver a cristalizar en ambiente acuoso.

Como colorante fue introducido independientemente por Böhmer (1865) y Fischer (1875). Wossowzky (1876) introdujo la mezcla hematoxilina y eosina en una tinción.

Hematoxilina

Converisión de hematoxilina en hemateína

El colorante no es realmente la hematoxilina sino la hemateína, la cual se consigue durante la preparación del colorante mediante la oxidación química de la hematoxilina, aunque también se puede obtener por oxidación del oxígeno atmosférico dejándola madurar durante 6 a 8 semanas. El yodato sódico es el agente oxidante más comúnmente usado (0.2 g oxidarán a 1 g de hematoxilina). Otros son la iodina, el peróxido de hidrógeno, o el permanganato potásico. Esta oxidación continuará por la acción atmosférica y si el colorante es muy viejo se puede producir una sobreoxidación que resultará en malas tinciones. Esta tasa de oxidación se puede reducir añadiendo glicerol o un alcohol a la solución. Normalmente se añade la mitad del oxidante necesario para oxidar toda la hematoxilina de la solución por lo que con el tiempo se irá produciendo más hemateína sin riesgo de sobreoxidación, y el colorante se podrá usar durante mucho tiempo.

La hemateína en solución tiene un color rojo a pH menor que 1, amarilla a un pH entre 1 y 5, y violeta a un pH por encima de 6. Sin embargo, la hemateína no tiñe por sí sola, sino que necesita iones metálicos cargados negativamente, y que actúan como mordiente. Normalmente estas sales sonde aluminio (como el alumbre de amonio o de potasio) o de hierro (cloruro férrico o alumbre de hierro). Las soluciones que contienen metales y hemateína se llaman hemalumbres. Otros mordientes menos frecuentes son el alumbre de cromo y el ácido fosfotúngstico. La hematoxilina con mordiente de aluminio se usa para resalta núcleos, los mordientes de hierro permiten teñir núcleos en ambientes ácidos, para las estrías musculares. Con ácido fosfotúngstico se usa para las estrías musculares, fibrina y fibras gliales. El color de la tinción con hematoxilina se puede cambiar mediante su combinación con los mordientes. Así, cuando se mezcla con alumbre de aluminio se consigue un color azul, el alumbre de hierro da un color negro y las sales de estaño dan un color rojo.

Bilbiografía

Kiernan JA. 2008. Histological and histochemical methods. Theory and Practice. Scio Publixhing limited 4th Edition. Oxfordshire.UK. ISBN: 9781904842422