Atlas de histología vegetal y animal
Órganos animales

SISTEMA REPRODUCTOR MASCULINO
« Reproductor femenino Digestivo »

Sistema reproductor masculino

Esquema del sistema reproductor masculino humano.

El sistema reproductor masculino comprende los testículos, los conductos que los comunican con el exterior, las glándulas asociadas a éstos y el órgano reproductor o pene. La principal función de este sistema es la producción de gametos masculinos o espermatozoides para llevar a cabo la reproducción sexual. Pero además es una glándula endocrina que secreta hormonas andrógenas como la testosterona, la cual induce los caracteres sexuales secundarios, permitiendo de esta manera el dimorfismo sexual.

El testículo

Testículo

Esquema de un testículo. La parte anterior es hacia la derecha.

Los testículos son estructuras ovoideas que están suspendidos dentro de una bolsa denominada escroto, ubicada fuera de la cavidad abdominal. Al ser una prolongación del peritoneo, el escroto contiene dos capas de mesotelio entre las que se encuentra un líquido seroso secretado por las células mesoteliales que actúa de lubricante y que permite la movilidad al testículo.

Cada testículo está rodeado por una envuelta de tejido conectivo denominada capa albugínea, la cual se divide en dos capas: una externa que está formada en su mayor parte por tejido conectivo fibroelástico denso, con algunas células musculares lisas, y una capa más interna rica en vasos sanguíneos denominada túnica vasculosa. En la parte posterior de cada testículo la capa albugínea se engruesa para formar el mediastino testicular, desde el cual se emiten hacia la parte anterior del testículo una serie de tabiques, denominados testiculares, que dividen al testículo en numerosos compartimentos con forma piramidal denominados lobulillos testiculares. Estos lobulillos se conectan unos con otros mediante discontinuidades de los tabiques testiculares y cada uno contiene entre 1 y 4 túbulos seminíferos, rodeados por conectivo laxo en donde se encuentran vasos sanguíneos, prolongaciones nerviosas y células intersticiales como las células de Leydig, que son las productoras de testosterona.

Túbulos seminíferos

Túbulos seminíferos.

Los túbulos seminíferos son contorneados, de unos 0.2 mm de diámetro y entre 30 y 70 cm de largo en humanos. Pueden tener un extremo ciego o bien conectado con otro túbulo de otro lobulillo testicular. Los túbulos seminíferos se vuelve más rectos en la parte posterior del lobulillo, donde convergen en una red de conductos denominada red testicular o rete testis.

El epitelio germinativo es el que forma la mayor parte del túbulo seminífero y contiene las células germinales o espermatogonias, además de células somáticas denominadas células de Sertoli. Estas últimas no se dividen después de la pubertad. Las células germinales o espermatogonias constituyen la mayor parte del epitelio germinativo y están en constante proceso de proliferación, bien sea por mitosis, para dar nuevas células germinales, o por meiosis para producir gametos. La meiosis es un proceso fundamental para la reproducción sexual puesto que produce variabilidad génica mediante recombinación entre cromosomas homólogos y termina dando células haploides, las cuales por un proceso denominado espermiogénesis se transformarán en espermatozoides.

Cada túbulo seminífero está rodeada por una capa de tejido conectivo fibroso denominada capa limitante o peritubular. Este tejido conectivo contiene numerosas fibras y algunas células musculares lisas denominadas células mioides, las cuales permiten la contracción de los túbulos seminíferos y el desplazamiento de los espermatozoides producidos hasta la red testicular.

Conductos

El sistema reproductor masculino cuenta con una serie de conductos destinados a recoger, almacenar y liberar a los gametos masculinos.

Las porciones rectas de los túbulos seminíferos se sitúan en los vértices o parte posterior de los lobulillos testiculares y son las encargadas de recoger la producción de gametos de los túbulos seminíferos. Tienen un recorrido corto y carecen de células germinales, están formadas sólo por células de Sertoli. Confluyen en una red de tubos anastomosados e inmersos en el mediastino testicular denominada red testicular, también rete testis o red de Haller, y sus conductos están formados por epitelio cúbico simple.

De la parte superior de la red testicular surgen de 15 a 20 conductos eferentes que forman unos lóbulos denominados epididimarios o también conos eferentes, los cuales constituyen la mayor parte de lo que se conoce como cabeza del epidídimo. Los conductos eferentes van confluyendo hasta formar un sólo conducto denominado conducto del epidídimo, que forma la mayor parte del cuerpo del epidídimo. Es un tubo muy contorneado donde se almacenan los espermatozoides. El epitelio del epidídimo es pseudoestratificado rodeado por una lámina basal y tejido conectivo, bajo el cual se encuentra una capa muy delgada con células musculares lisas que producen contracciones peristálticas. En los conductos eferentes también se observa esta capa de tejido muscular.

El conducto del epidídimo se transforma en conducto deferente, el cual transcurre desde el escroto hasta la región inguinal, recorriendo la pared lateral de la pelvis en dirección hacia la uretra. Es un conducto de paredes muy gruesas y una luz muy reducida. Está revestido por un epitelio pseudoestratificado bajo el cual hay una lámina propia muy delgada, y una submucosa poco delimitada. Externamente presenta una capa muscular muy desarrollada con tres capas de músculo liso. Una capa adventicia rodea a la capa muscular. Cerca de su terminación el conducto deferente forma una dilatación denominada ampolla.

El conducto eyaculador es un segmento terminal corto que ocupa el tramo que hay tras la ampolla del conducto deferente, atraviesa la próstata y desemboca en la uretra. Es un conducto formado por epitelio cilíndrico o pseudoestratificado.

Glándulas

Las glándulas relacionadas con el sistema reproductor masculino son las seminales, la próstata y las glándulas bulbouretrales o de Cowper.

Vesículas seminales. Se sitúan detrás de la próstata y son estructuras alargadas cuyo conducto excretor se une al conducto deferente para formar el conducto eyaculador. Están formadas por un epitelio pseudoestratificado de células secretoras que producen un líquido alcalino viscoso amarillento, el líquido seminal. Contiene sustancias como fructosa, para alimentar a los espermatozoides, o las prostaglandinas, las cuales parecen influir en el aparato reproductor femenino. La actividad secretora del epitelio depende de la acción de la testosterona.

Vesícula seminal

Vesícula seminal

Poseen una lámina propia muy vascularizada, que junto con el epitelio forma la mucosa. Bajo la mucosa hay una submucosa muy plegada. Las crestas de estos pliegues, que proyectan también a la mucosa, pueden estar fusionadas en sus partes apicales, creándose subcompartimentos de diferentes tamaños. Esto hace que la luz de la vesícula seminal sea muy irregular con un aspecto de panal de abeja a bajo aumentos. Externamente a la submucosa hay una capa de músculo liso. La parte más externa es una adventicia.

Próstata. Es una glándula formada en humanos por 30 a 50 glándulas compuestas túbulo-alveolares que desembocan en la uretra prostática y están inmersas en un estroma fibromuscular. Está formada por cuatro zonas de diferente tamaño, la zona de transición que rodea a la uretra, la zona central que rodea a los conductos eyaculadores, la zona periférica que forma la mayor parte de la glándula y el estroma fibromuscular anterior que no es glandular.

Próstata

Próstata

Hay tres niveles de organización de estas glándulas. En la mucosa de la uretra hay glándulas pequeñas, al igual que ocurre en la submucosa. Los elementos glandulares principales se encuentran en la periferia, inmersos en un estroma de conectivo fibroso donde también se encuentran células musculares lisas, constituyendo en su conjunto la mayor parte de la próstata. Externamente hay una cápsula de conectivo fibroelástico que contiene además algunas fibras musculares lisas. El líquido prostático contiene enzimas como las fibrolisinas que ayudan a disminuir la viscosidad del líquido del semen.

Las glándulas bulbouretrales, también llamadas glándulas de Cowper, son pequeñas y se encuentran posteriores a la uretra. Cada glándula bulbo-uretral es de tipo compuesta túbulo-alveolar cuyo conducto excretor desemboca en la uretra del pene. La parte secretora está formada por epitelio cúbico o cilíndrico, rodeado por tejido conectivo, donde se pueden encontrar fibras musculares esqueléticas, las cuales emiten prolongaciones a modo de tabique para separar los lobulillos de la glándula. Su producto de secreción es fundamentalmente lubricante y se libera independientemente de la eyaculación.

Órgano reproductor

El órgano reproductor masculino es el pene. Está dividido en dos masas dorsales denominadas cuerpos cavernosos y una masa central denominada cuerpo esponjoso, donde se encuentra la uretra. Hay una capa de tejido conectivo que rodea a cada una de estas partes y además un tejido fibroelástico, la túnica albugínea que las enlaza. Los cuerpos cavernosos son cavidades vasculares grandes anastomosadas que se llenan de sangre durante la erección. Externamente están recubiertas por musculatura lisa. La parte final del pene se denomina glande y está bordeada por un repliegue de la piel denominado prepucio.


« Reproductor femenino Digestivo »

Actualizado: 23-03-2017. 09:56