Atlas de histología vegetal y animal
Inicio / Listado de células / podocito

Tipos celulares

PODOCITO

Los podicitos, o células viscerales epiteliales, son células muy especializadas que se encuentran en los glomérulos de las nefronas del riñón. Más concretamente se encuentran pegados a la lámina basal, en la superficie externa de los capilares. Tienen una morfología compleja y su principal misión es participar en la filtración del plasma sanguíneo que se lleva a cabo en el glomérulo.

Morfología

Los podocitos son realmente complejos morfológicamente. Son polarizados, con una parte apical hacia el espacio de la cápsula de Bowman y otro hacia la lámina basal del endotelio. Tienen un citoplasma aplanado, aunque donde se encuentra el núcleo suele sobresalir. Poseen un aparato de Golgi bien desarrollado, abundante retículo endoplasmático, muchos lisosomas y mitocondrias. Su citoplasma emite multitud de prolongaciones a modo de dedos que literalmente abrazan a la lámina basal del endotelio. A estos procesos se les llama pies interdigitados puesto que procesos de podicitos vecinos suelen interdigitarse entre ellos. En contraste con el citoplasma estas prolongaciones tienen pocos orgánulos. La forma y tamaño de estas prolongaciones dependen del citoesqueleto, fundamentalmente de los filamentos de actina. Los pies próximos entre sí están conectados mediante complejos moleculares que forman los llamados diafragmas de ranura. La membrana de los pies interdigitados están recubiertas por un glicocálix denso con una carga neta negativa que repele pies próximos entre sí y permite mantener una distribución homogénea de estos pies sobre los capilares.

Los podocitos se unen a la lámina basal mediante integrinas (alfa3-beta1) y mediante el complejo distroglicano. Ambos establecen enlaces entre la matriz extracelular y los filamentos de actina. El citoesqueleto tienen la función de asociar las uniones matriz-célula con el diafragma de ranura que se forma en la matriz extracelular entre los pies.

Origen

Los podocitos se forman durante la formación del riñón a partir del tejido mesenquimático que origina tanto la cápsula de Bowman como el resto de células del glomérulo, incluidas la endoteliales y mesangiales. Inicialmente los podocitos son células poligonales unidas por complejos de unión, pero cuando se desarrollan los capilares cambian su morfología para abrazar a los capilares, pierden su uniones célula-célula y expresan moléculas específicas como sinaptopodina o podocalixina, además de la vimentina como parte de los filamentos intermedios. La proteína WT-1 es específica de podocitos tanto en desarrollo como en estado diferenciado.

Los podocitos se dividen muy escasamente, en contraste con las células mesangiales del glomérulo. Esto tiene sentido puesto que divisiones de los podocitos romperían la organización del glomérulo y por tanto su capacidad filtradora. La mayoría de los podocitos en los glomérulos están en estado denominado en reposo ("quiescente"), que se mantiene por una constante síntesis de inhibidores de la división celular. Los podocitos son incapaces de regenear pérdidas de otros podocitos o aumentos en la superficie de la lámina basal. En algunas enfermedades en las que los podocitos son inducidos a reiniciar el ciclo celular, sólo el núcleo se divide pero no el citoplasma. Incluso una disminución del númeo de podocitos por muerte celular (apoptosis) no es compensada con nuevos adipocitos sino por extensión de prolongaciones de los existentes.

Función

Los podocitos participan en la filtración glomerular pero también son importantes para mantener la arquitectura glomerular. Junto con el endotelio fenestrado y la lámina basal de los capilares sanguíneos forman la barrera de filtración de la sangre en el glomérulo. Esta barrera filtra moléculas por tamaño y por carga eléctrica, evitando el paso de moléculas grandes y aniones. La parte menos selectiva de la barrera es el diafragma molecular de ranura, que se encuentran entre los pies interdigitados y tiene una longitud de 30 a 40 nm, pareciéndose a una unión adherente (incluso tienen una zona central densa). El diafragma de ranura contiene cadherinas, molécula ZO-1, nefrina, FAT y NEPH-1, entre otras.

Los podocitos participan en el mantenimiento de la lámina basal sintizando y liberando parte de sus componentes. La lámina contiene colágeno tipo IV, laminina, entactina, agrina y perlecano. Está en constante renovación. Su mantenimiento es esencial para su función filtradora. Por tanto, los podocitos son también responsables de la capacidad filtradora de la lámina basal. Fallos en la organización de los pies interdigitados lleva a defectos en la filtración y a enfermedades del tipo proteinuria

Su acción mecánica permite contrarrestar la presión hidráulica de los capilares, es decir, la fuerza en la sangre, e impide que estos se deformen o rompan. Esto lo consigue mediante los pies interdigitados, los cuales tienen un citoesqueleto formado sobre todo por filamentos de actina, que están conectados a la lámina basal del endotelio mediante integrinas. La capacidad de la actina/miosina de producir contracciones permite que la intensidad del abrazo de los podocitos sobre el endotelio sea ajustable, y que también afecte a la capacidad de filtración.


Bibliografía

Pavenstädt H, Kriz W, Kretzler M. 2003. Cell biology of the glomerular podocyte. Physiologycal reviews 83: 253-307.


Actualizado: 07-01-2018. 13:22
Atlas de Histología Vegetal y Animal
Depto. de Biología Funcional y Ciencias de la Salud.
Facultad de Biología.
Universidad de Vigo
España

Creative Commons License
Inicio
Mapa del sitio
Novedades
Descargas

Agradecimientos
La célula
Tipos celulares
Microscopio virtual
Técnicas histológicas
Tejidos animales
Tejidos vegetales
Órganos vegetales
Órganos animales