Atlas de histología vegetal y animal
Órganos animales. Linfático.

BAZO
Órgano: bazo. Especie: rata. (Rattus norvegicus). Técnica: secciones de parafina teñidas con hematoxilina-eosina

El color rojo y blanco de las pulpas no es apreciable porque el animal ha sido perfundido y no hay sangre en el órgano.



Es un órgano linfoide localizado en la parte alta de la cavidad abdominal, próximo al diafragma. Tiene forma ovoide alargada y triangular en sección transversal. Es el órgano linfoide más grande del cuerpo y representa un 0.2 % del peso corporal. Es, junto con el hígado, el órgano con un color rojo más intenso. Este color está relacionado con sus funciones: almacén y depuración de células sanguíneas, Así, interviene en la eliminación (hematolisis) de glóbulos rojos y plaquetas de la sangre, almacén de plaquetas, monocitos y otras células sanguíneas, producción del linfocitos y producción de células sanguíneas (hematopoyesis), aunque esta última sólo durante la vida fetal.

Externamente el bazo está rodeado por una capa de tejido conectivo denso fibroso, fibras elásticas y músculo liso denominado cápsula. La parte más externa de la cápsula está recubierta por mesotelio. De la cápsula parten tabiques hacia el interior del bazo formando compartimentos. En cada compartimento se distingue una parte externa o pulpa roja y una parte central o pulpa blanca. Estos compartimentos forman en conjunto el denominado parénquima del bazo, mientras que el resto es estroma, formado por tejido conectivo, fibras reticulares y fibroblastos.

La pulpa blanca está formada por tejido linfático, principalmente linfocitos y macrófagos, que se disponen alrededor de ramas de la arteria esplénica, llamadas arterias centrales. Se pueden distinguir tres compartimentos: la envuelta periarterial linfoide (en inglés: PALS), los folículos y la zona marginal. Su principal misión es producir y diferenciar linfocitos. Es el reservorio de linfocitos conteniendo 1/4 del total de linfocitos del cuerpo. Está formada por linfocitos, macrófagos y células plasmáticas que se disponen alrededor de una arteriola central.

La pulpa roja está encargada de filtrar la sangre. Es una densa red de senos venosos llenos de sangre, de ahí su color rojo, y cordones de tejido esplénico, llamados cordones esplénicos (de la pulpa roja o de Billroth) entre los que se disponen macrófagos, células reticulars y un numerosos linfocitos. Los cordones esplénicos están formados por células y fibras reticulares y macrófagos. Las células reticulares se consideran como miofibroblastos y pueden participar en la contracción del bazo. Entre los cordones esplénicos se encuentran los glóbulos rojos, granulocitos y monocitos. También se pueden encontrar linfocitos y células hematopoyéticas. En la pulpa roja los macrófagos se encargan de destruir eritrocitos y plaquetas en mal estado, así como material extraño. A veces presentan depósitos de pigmentos en su citoplasma. También es un sitio de almacén de hierro, eritrocitos y plaquetas.

La sangre que irriga el bazo entra por la arteria esplénica, la cual entra en el bazo por un lugar denominado hilio, que se ramifica y forma las arterias centrales que discurren por el centro de la pulpa blanca y luego ramifican y se convierten en capilars en la pulpa roja. Esta red capilar desemboca en vénulas y éstas en una vena esplénica que abandona el órgano. Existen capilares linfáticos eferentes.


Actúalizado: 14-02-2015