Atlas de histología vegetal y animal
Técnicas histológicas. Protocolos.

LIMPIEZA de PORTAOBJETOS

Los portaobjetos son el soporte de las secciones y ambos, secciones y portaobjetos, pasarán por todas las soluciones y tratamientos de la técnica, cualquiera que ésta sea. Por tanto, antes de usar los portaobjetos, procuraremos que estén lo más limpios posible. En caso contrario podría darse una mala adhesión de los cortes o aparecer artefactos durante la técnica, como son tinciones de fondo o precipitados causados por suciedad o restos de materia orgánica que contengan dichos portaobjetos.

Normalmente los portaobjetos nuevos no necesitan tratamientos previos antes de ser usados, aunque hay que asegurarse de su limpieza. Los que tengan restos de suciedad o aquellos que sean reciclados de otras técnicas han de limpiarse. Procedimientos sencillos para conseguir portaobjetos limpios, y en general cualquier material de vidrio de laboratorio, son los siguientes:

Procedimiento
  • a) Tratamiento suave
  • 1) Sumergir los portaobjetos en etanol 100º, acetona, o una mezcla de etanol-éter, durante más de 15 minutos.
  • 2) Antes de usar, sacar los portaobjetos de la solución alcohólica y dejarlos secar al aire en un lugar libre de polvo y seco.
  • 3) Una vez secos los portaobjetos se pueden usar o almacenar en cajas protegidas del polvo y la humedad.
  • b) Tratamiento medio
  • 1) Lavar los portaobjetos con agua y jabón o lavavajillas.
  • 2) Aclarar en agua hasta que no haya restos de jabón.
  • 3) Sumergir en ácido acético durante 15 minutos.
  • 4) Enjuagar en agua destilada al menos 10 veces.
  • 5) Comprobar que el pH final está próximo a 6-7, si no es así, seguir lavando.
  • 6) Secar los portaobjetos en una estufa a 60 ºC toda la noche.
  • 7) Almacenar los portaobjetos en una caja libre de polvo y humedad hasta su uso.
  • b) Tratamiento agresivo (mezcla sulfo-crómica)
  • 1) Preparar la mezcla sulfo-crómica. (1 parte de dicromato potásico, 2 partes de ácido sulfúrico, 7 partes de agua destilada)
  • 2) Sumergir los portaobjetos al menos durante 24 horas.
  • 3) Enjuagar los portaobjetos repetidas veces con agua destilada.
  • 4) Dejar secar y usar, o almacenar en una caja seca y sin humedad.
  • Consejos

    Los portaobjetos comerciales suelen venir suficientemente limpios y desengrasados para usarlos directamente. Una limpieza suave es suficiente.

    En el tratamiento con mezcla sulfo-crómica, la preparación de la mezcla se ha de hacer en campana de extracción de gases y preferiblemente en una bandeja con hielo, puesto que la reacción es exotérmica. Una vez terminado el tratamiento, la mezcla se guarda en un recipiente de cristal bien cerrado, para usos posteriores.

    En el tratamiento con mezcla sulfo-crómica, la mezcla se puede usar siempre que conserve el color rojizo, y desecharla cuando adquiera un color verdoso.

    En el tratamiento con mezcla sulfo-crómica, no desechar la solución por el fregadero. Hay que inactivarla químicamente.

Productos
  • a) Tratamiento suave
  • Etanol, acetona, éter
  • Agua destilada
  • b) Tratamiento medio
  • Jabón, lavavajillas
  • Ácido acético
  • Agua destilada
  • b) Tratamiento agresivo
  • Dicromático potásico
  • Ácido sulfúrico
  • Agua destilada
Material
  • Portaobjetos
  • Recipientes de vídrio herméticos
  • Cestillas de vidrio para portaobjetos
  • Cubetas de vídrio
  • Estufa a 60 ºC
  • Campana extractora de gases
  • Caja para almacenar portaobjetos