Atlas de histología vegetal y animal
English
Inicio / Tejidos vegetales / Tejidos conductores


Tejidos vegetales

CONDUCTORES

« Tejidos de sostén Resumen Medio Ampliación Tejidos de protección »

La característica que distingue a las plantas vasculares es la presencia de tejidos especializados en la conducción de agua, sustancias inorgánicas y orgánicas: el xilema y el floema. Las plantas necesitan a los tejidos conductores para su crecimiento porque distribuyen agua y sustancias orgánicas, pero también son tejidos que hacen de soporte a modo de esqueleto y sostén de la parte aérea de la planta y dan consistencia a la subterránea. También permiten la comunicación entre diferentes partes de la planta gracias a que son vías por la que se distribuyen las señales tales como hormonas. Los tejidos conductores son complejos, están formados por distintos tipos celulares y la organización en el tallo y la raíz es diferente.

El XILEMA, también llamado leño, se encarga del transporte y reparto de agua y sales minerales provenientes fundamentalmente de la raíz al resto de la planta, aunque también transporta otros nutrientes y moléculas señalizadoras. Es también el principal elemento de soporte mecánico de las plantas, sobre todo en aquellas con crecimiento secundario. La madera es básicamente xilema.

En el xilema nos encontramos cuatro tipos celulares principales: a) los elementos de los vasos o tráqueas y b) las traqueidas, ambas constituyen las células conductoras o traqueales, c) las células parenquimáticas, que funcionan como células de almacenamiento o comunicación, y d) las células de sostén que son las fibras de esclerénquima y esclereidas.

Conductores

Metaxilema y metafloema.

Los elementos conductores o traqueales (tipos a y b) son células con una pared celular secundaria gruesa, dura y lignificada, en las cuales el contenido citoplasmático se elimina tras su diferenciación. Estos engrosamientos de la pared celular que pueden ser anulares, helicoidales, reticulados y punteados. Los elementos de los vasos son células de mayor diámetro y más achatadas que las traqueidas. Se unen longitudinalmente unas a otras para formar tubos llamados vasos. Es el principal tipo celular conductor del xilema en las angiospermas.

Las traqueidas son el segundo elemento conductor que aparece en las plantas vasculares. Son células alargadas, estrechas y fusiformes. En general su capacidad para conducir agua es menor que la de los elementos de vasos, ya que no poseen placas perforadas. Además, tienen paredes celulares más gruesas y un menor volumen interno para la conducción que los elementos de los vasos.

Las fibras de esclerénquima y esclereidas tienen como función la protección y soporte.

Las células parenquimáticas se organizan en los tejidos conductores de dos maneras: radialmente o axialmente. Las radiales forman filas o radios perpendiculares a la superficie del órgano, mientras que las axiales se distribuyen en grupos o tiras longitudinales entre el xilema, sobre todo en el secundario (ver más adelante). Las células parenquimáticas tienen múltiples funciones entre las que se encuentran servir de almacén de carbohidratos como el almidón, de reserva de agua, almacén de nitrógeno, hacer de comunicación entre xilema y floema, etcétera.

Xilema

Esquema donde se representan los principales tipos celulares del xilema primario de una angiosperma.

Conductores

Xilema y floema.

El xilema primario es el primer tipo de xilema que se forma durante el desarrollo de un órgano de la planta, y está formado por el protoxilema y el metaxilema. En primer lugar se forma el protoxilema a partir del meristemo procámbium. Completa su desarrollo durante la elongación del órgano y luego desaparece por fuerzas mecánicas producidas durante el crecimiento. La pared secundaria de los elementos conductores del protoxilema, traqueidas y elementos de los vasos, tienen normalmente engrosamientos anulares inicialmente, para luego ser helicoidales. El metaxilema aparece tras el protoxilema, cuando el órgano se está alargando, y madura después que se detiene la elongación. Se origina a partir del cámbium fascicular. Sus células son de mayor diámetro que las del protoxilema y las paredes celulares de los elementos conductores tienen engrosamientos en forma reticulada y posteriormente son perforadas. Es el xilema maduro en los órganos que no tienen crecimiento secundario.

El xilema secundario se produce en aquellos órganos con crecimiento secundario a partir del cámbium vascular. Es el tejido de conducción maduro en plantas con crecimiento secundario.

El FLOEMA, llamado líber o tejido criboso, es un tejido de conducción formado por células vivas. Su principal misión es transportar y repartir por todo el cuerpo de la planta las sustancias carbonadas producidas durante la fotosíntesis, o aquellas movilizadas desde los lugares de almacenamiento, y otras moléculas como hormonas.

El floema está formado por más tipos celulares que el xilema. Se compone de dos tipos de células: los elementos conductores y los no conductores. Los elementos conductores son los tubos o elementos cribosos y las células cribosas. Ambos tipos celulares son células vivas, aunque sin núcleo, y tienen la pared primaria engrosada con depósitos de calosa. Dentro de los elementos no conductores se encuentran las células parenquimáticas, siendo las más abundantes las denominadas células acompañantes. También se pueden encontrar células de soporte asociadas al floema, entre las que se encuentran las fibras de esclerénquima y las esclereidas.

Los tubos cribosos son típicos de las angiospermas. Son células individuales achatadas que se disponen en filas longitudinales y que se comunican entre sí mediante placas cribosas, localizadas en sus paredes transversales o terminales.

Las as células cribosas son típicas de gimnospermas y pteridófitas. Son células largas y de extremos puntiagudos. Constituyen el único elemento conductor del floema presente en gimnospermas y pteridófitas. Las células parenquimáticas funcionan como lugares de reserva de las sustancias transportadas por el propio floema. Las fibras de esclerénquima y las esclereidas se encuentran asociadas al floema con una función de protección y soporte.

Floema

Esquema donde se representan los principales tipos celulares del floema de una angiosperma.

El floema primario es el primer tipo de floema que aparece en los órganos en desarrollo, aparece primero como protofloema y más tarde como metafloema. El protofloema es el primer floema que aparece y se forma a partir del procámbium. El metafloema sustituye rápidamente al protofloema, normalmente cuando termina la elongación del órgano, y se origina a partir del cámbium fascicular. Contiene tubos cribosos y células cribosas de grosor y longitud mayores que en el protofloema y siempre tienen células acompañantes. Aparecen las placas cribosas en los tubos cribosos. Este tejido es funcional en las plantas con crecimiento primario.

El floema secundario se forma a partir del cámbium vascular en plantas con crecimiento secundario. Los elementos conductores están muy desarrollados, así como las células acompañantes, y aparecen tanto el parénquima axial como el radiomedular. Las células del floema secundario no depositan pared secundaria y son células vivas. En los árboles en crecimiento hay muy poco floema secundario activo implicado en la conducción de nutrientes.

Bibliografía

Lalonde S, Francesch VR, Frommer WB. 2001. Commpanion cells. In: eLS. John Wiley and Sons Ltd, Chichester. http://www.els.net [doi: 10.1038/npg.els.0002087]

Furuta KM, Hellmann E, Helariutta Y. 2014. Molecular control of cell specification and cell differentiation during procambial development. Annual review of plant biology. 65:607-638.

Spicer R. 2014. Symplastic network in secondary vascular tissues: parenchyma distribution and activity supporting long-distant transport. Journal of experimental botany. 65: 1829-1848.


« Tejidos de sostén Tejidos de protección »

Inicio / Tejidos vegetales / Tejidos conductores Descargar tejidos conductores en pdf
Actualizado: 21-06-2017. 11:00