Atlas de histología vegetal y animal
English

Órganos animales. Cardiovascular.

ARTERIOLA

Órgano: arteiola.
Especie: rata. (Ratus norvegicus).
Técnica: secciones de parafina teñidas con tricrómico de Masson.

A y B: pulmón de rata; C: riñón de rata; D: intestino delgados de rata.


Las arterias, los vasos sanguíneos que conducen la sangre desde el corazón hasta los órganos, presentan diverso calibre. Las más grandes se denominan elásticas y las de tamaño medio arterias musculares. Las arteriolas presentan un diámetro más pequeño, de menos de 100 µm, y van reduciendo este diámetro aun más hasta desembocar en los capilares.

Endotelio de arteriola

Imagen del endotelio de una arteriola tomada con un microscopio electrónico de transmisión. La imagen B es una ampliación de la imagen A.

Al igual que las otras arterias de mayor calibre, las arteriolas están formadas por tres capas. La más interna, en contacto con la sangre, es la túnica íntima, formada por endotelio y una capa de tejido conectivo. Después está la túnica media, formada por tejido muscular liso, cuyas células se disponen orientadas perpendicularmente al eje logitudinal del vaso, y por tejido conectivo fibroelástico. En las arteriolas, al contrario que en otras arterias más grandes, la capa de músculo liso está poco desarrollada y presenta pocas células de espesor. Por definición, las arteriolas son aquellas que presentan hasta un máximo de 2 capas de células en la túnica media, mientras que las arterias denominadas pequeñas son aquellas que presentan más de dos y menos de 8-10 capas de células. La adventicia es la capa más externa y está formada por conectivo fibroelástico, aunque es muy fina y a veces es difícil distinguirla.

Las arteriolas tienen la misión de distribuir la sangre a los redes capilares y son las responsables de la tensión arterial. El músculo que poseen puede contraerse para disminuir el caudal de la red capilar. Hay un leve engrosamiento de la musculatura en el inicio de la red capilar denominado esfínter precapilar. Mediante la regulación del diámetro de las arteriolas el organismo es capaz de redirigir la sangre donde se necesita. Por ejemplo, al digestivo durante la digestión, al músculo esquelético durante el ejercicio físico o a distintas regiones del encéfalo según que actividad cerebral se esté llevando a cabo.

En las patología de hipertensión la luz de las arteriolas y arterias pequeñas está reducida. En algunos casos esta reducción se debe al aumento del grosor de la capa muscular por una acumulación de lípidos en las células musculares. En otros se produce un aumento del número de células musculares lisas. Ambos casos pueden darse simultáneamente.


Actualizado: 23-05-2017. 09:11